Cobra venganza Márquez y noquea a Pacquiao

El réferi Kenny Bayless, centro, retiene a Juan Manuel Márquez, derecha, conforme Manny Pacquiao está boca abajo sobre la colchoneta después de haber sido noqueado por Juan Manuel Márquez el 8 de diciembre de 2012, en el MGM Grand Garden en Las Vegas, Nevada . John Gurzinski / AFP / Getty Images
El réferi Kenny Bayless, centro, retiene a Juan Manuel Márquez, derecha, conforme Manny Pacquiao está boca abajo sobre la colchoneta después de haber sido noqueado por Juan Manuel Márquez el 8 de diciembre de 2012, en el MGM Grand Garden en Las Vegas, Nevada . John Gurzinski / AFP / Getty Images — Getty Images

LAS VEGAS, EU — De película. Un derechazo paralizó anoche a México y todo el mundo del boxeo.

Juan Manuel Márquez, con todo y sus 39 años, se cobró todas las que le habían hecho. Una poderosa derecha mandó a dormir literalmente a Manny Pacquiao, de 33 años.

Faltaba un segundo para terminar el sexto asalto, cuando el "Dinamita" fulminó al asiático.

Pacquiao se fue de boca a la lona dramáticamente; enseguida el réferi Kenny Bayless detuvo el combate. Más de 16 mil almas se pusieron de pie en la Grand Garden Arena del Hotel MGM Grand & Casino.

El "Pacman" estaba noqueado. No se iba a parar hasta muchos minutos después de la lona, momento que incluso fue de angustia para su esquina, familiares y hasta para el promotor Bob Arum.

El tiempo oficial fue 2:59 del sexto asalto. Márquez por fin vio levantado su brazo en una serie de tres peleas contra Pacquiao que habían estado inmersas en la polémica de los jueces. En la cuarta edición, la derecha del mexicano hizo justicia.

Esta ocasión no hubo necesidad de irse a las tarjetas, donde Márquez había perdido en el pasado dos pleitos y empatado uno con Manny; y en el que antes del nocaut se inclinaban para el filipino.

Pero el poder del capitalino se vio muy temprano. Tras tener dos asaltos lentos, el mexicano mandó a la lona a Pacquiao con otra derecha. Manny se paró en malas condiciones, y fue hasta el cuatro y quinto asaltos cuando reaccionó.

El quinto fue de antología. Los dos se dieron con todo y a Márquez le contaron una caída, pues al recibir una izquierda de Manny perdió el equilibrio, y el guante tocó la lona.

Entonces llegó el sexto. Un round parejo y donde Manny iba con la izquierda al rostro, pero Márquez cerró bien el episodio y cuando estaba a un segundo de sonar la campana vino el golpe vengador, mismo que por fin le hizo justicia al nacional.

Y ahora qué viene. ¿La quinta?

"Vamos a descansar, a platicar con la familia y vamos a ver qué viene", apuntó Márquez cuando se le cuestionó si estaba listo para una quinta pelea. Enseguida agarró el micrófono para gritar ante todos: "Arriba México, arriba México".

FRASE

"Sabíamos que iba a salir agresivo (Pacquiao), pero supimos hacer nuestra pelea. Me sentí muy bien... me preparé muy fuerte".

Juan Manuel Márquez, boxeador mexicano.