La cantante Sarah Brightman firma un contrato para ser la próxima turista espacial

ESPACIO TURISMO

La soprano, actriz y bailarina británica Sarah Brightman (c), da una rueda de prensa en Moscú (Rusia) el 10 de octubre de 2012 para anunciar que Brightman viajará a la Estación Espacial Internacional en una nave rusa Soyuz en abril de 2015. Brightman se convertirá en la segunda mujer turista espacial. EFE/Archivo
La soprano, actriz y bailarina británica Sarah Brightman (c), da una rueda de prensa en Moscú (Rusia) el 10 de octubre de 2012 para anunciar que Brightman viajará a la Estación Espacial Internacional en una nave rusa Soyuz en abril de 2015. Brightman se convertirá en la segunda mujer turista espacial. EFE/Archivo

— La cantante británica Sarah Brightman ha firmado un contrato para convertirse en la próxima turista espacial, según informó hoy la compañía Space Adventures (SA), organizadora de los vuelos espaciales turísticos.

En principio, Brightman debería volar a la Estación Espacial Internacional (EEI) en 2015, para cuando habrá cumplido ya 55 años, lo que la convertirá en una de las personas de mayor edad que viaje al espacio exterior.

La soprano y actriz confirmó en octubre que la agencia espacial rusa, Roscosmos, le había informado de que había superado con éxito las pruebas médicas y físicas, por lo que podía comenzar los entrenamientos en el Centro de Entrenamiento de Cosmonautas Yuri Gagarin, situado en las afueras de Moscú.

Y precisó que comenzaría el curso, de seis meses de duración, después de que concluya la gira mundial programada para el año próximo.

"Todos los aspectos jurídicos están cerrados. El contrato con Brightman ha sido firmado. Financieramente, el contrato está garantizado", señaló un portavoz de SA a la agencia rusa Interfax.

De esta forma, SA echa por tierra las sospechas vertidas por algunos representantes de la industria espacial rusa sobre que esto podría ser una campaña de promoción de la soprano británica para vender discos.

"No es la primera vez que ocurre algo así. Hace muchos años surgió la posibilidad de enviar un cantante al espacio que superó las previas médicas y con el que ya se planeaba firmar un contrato", aseguró Serguéi Krikaliov, jefe del Centro de Entrenamientos de Cosmonautas.

Rusia decidió suspender las visitas turísticas a la EEI debido a la falta de espacio, ya que ahora la tripulación de la plataforma se ha duplicado hasta seis tripulantes, y a la decisión de EE.UU. de suspender los vuelos de sus transbordadores.

La EEI abrió sus puertas a siete turistas espaciales: el estadounidenses Denis Tito (2001) fue el primero en viajar a la plataforma, seguido por el sudafricano Mark Shuttleworth, apodado el "afronauta" (2002), y el norteamericano Gregory Olsen (2005).

La estadounidense de origen iraní Anousha Ansari fue la primera mujer turista en viajar a la estación (2006), seguida del estadounidense de origen húngaro Charles Simonyi (2007) y de Richard Garriott, hijo del exastronauta estadounidense Owen Garriott (2008).

Simonyi fue el único turista en repetir experiencia en marzo de 2009, mientras el fundador del "Cirque du Soleil", el canadiense Guy Laliberté, fue el último neófito en alojarse en la EEI, desde donde dirigió un espectáculo celebrado en los cinco continentes para alertar al mundo sobre el problema de la escasez del agua.

Rusia recurrió al turismo espacial a principios de la pasada década, debido a la grave crisis de financiación que afectó a su programa especial tras la caída de la Unión Soviética, la primera potencia en enviar un hombre al espacio exterior en 1961.

Al principio, la decisión rusa de enviar turistas al espacio fue muy mal recibida por la NASA estadounidense, que consideraba que la presencia de neófitos en la plataforma distraería a los inquilinos permanentes de la EEI.