Gran paso para Barrio Logan

Barrio Logan va encontrando su ritmo.
Barrio Logan va encontrando su ritmo. — UT San Diego

Este mes, Raquel Ortiz, directora ejecutiva de Barrio Station, ayudó a lanzar la primera fase del proyecto Mercado del Barrio con un costo de 62.3 millones de dólares, localizado bajo la sombra del Puente Coronado en San Diego.

Hace tiempo ya, que Barrio Logan estaba tratando de encontrar su pulso, desde que la construcción de la carretera interestatal 5 en la década de 1950 y del Puente Coronado en la década de 1960 dividió a la comunidad y destruyó la unidad entre residencias y comercios.

Los intentos anteriores tropezaron hasta que el actual proyecto se hizo realidad. El secreto del éxito en esta ocasión, a decir de Jim Schmid de Chelsea Investment, la empresa encargada del desarrollo es que: “Trabajamos con toda la comunidad.”

El Mercado del Barrio ocupa 6.8 hectáreas en dos cuadras de la ciudad. Lo delimitan Main Street, Cesar Chavez Parkway, National Avenue y el Chicano Park.

En la cuadra al norte, presupuestada en casi 44 millones de dólares, se encuentran 92 departamentos en el edificio Estrella del Mercado, con domicilio en 1985 National Ave. Se trata de un edificio de una planta en el que se combinan comercios y apartamentos.

La cuadra sur albergará al supermercado Northgate Gonzalez Market de 41 mil pies cuadrados, mismo que se inaugurará el próximo mes, y un edificio para comercios menores que mide 14 mil pies cuadrados en total.

Una gran plaza y la calle Newton Street serán la sede de Farmer’s Markets, kioskos comerciales móviles y eventos especiales.

Los apartamentos de alquiler restringido están disponibles para inquilinos con no más del 60 por ciento del ingreso medio del área; alrededor de 49 560 dólares para una familia de cuatro.

Ese ingreso encaja en el perfil de Julia Villatoro, de 22 años que vive con su madre Aurora Pérez y su hermana Roselia Sánchez de 10 años de edad.

Villatoro toma el autobús para llegar a su trabajo en el área de comida de SeaWorld y a sus clases en City College. Ella y su madre pagan 583 dólares al mes por un departamento de una habitación, que es menos que lo que pagaban por un estudio en el que vivían antes las tres.

“Es nuevo, es un lugar seguro, siempre hay guardias de seguridad”, dijo.

Su departamento tiene un pequeño balcón con vista al Chicano Park. Otras unidades tienen vistas a la bahía y al centro.

El salón comunitario cuenta con acceso al internet y Roselia puede jugar con otros niños en el patio de recreo construido en la parte superior del estacionamiento al aire libre que es parte de toda la unidad.

Villatoro dijo que espera vivir en el Mercado el mayor tiempo posible. “No estamos pensando en mudarnos”, dijo.

La administradora de la propiedad, Luzmila Linan, dijo que cerca de 1200 personas solicitaron renta en el proyecto.

A un costo de casi 400 mil dólares por unidad, los apartamentos cuestan más que el precio medio de venta de una casa en San Diego, que en octubre era de 350 mil dólares.

Pero Jerry Lohla, director de gestión de carteras de la Comisión de Vivienda de San Diego, institución que ayudó a financiar el proyecto, dijo que estos departamentos están mejor construidos que las viviendas a precio de mercado.

“Integramos una gran cantidad de factores de eficiencia energética” dijo. “Construimos todo pagando los salarios vigentes. Obtenemos buena calidad, pero eso es caro”.

Debbie Ruane, vicepresidenta del departamento de bienes raíces de la comisión, dijo que aún así considera que el proyecto es un “modelo de desarrollo maravilloso” por su incorporación de varios usos y acceso a los servicios de la comunidad y de tránsito.

“Nos encantaría verlo duplicado en otras partes de la ciudad”, dijo.

Pero Chelsea de Schmid dijo que a menos que surja una nueva financiación para proyectos de vivienda de interés social, un proyecto similar es poco probable en el corto plazo.

Se refería a la financiación para proyectos de reurbanización, que ya terminó, que marcaba una reserva del 20 por ciento de los impuestos a la propiedad en zonas de reurbanización para construir viviendas de interés social.

“Este proyecto es el ejemplo perfecto de lo que se puede lograr en términos de reurbanización,” dijo.

El financiamiento para el proyecto provino de créditos fiscales, subvenciones federales y préstamos bancarios, así como la refinanciación de las propiedades y la reurbanización de la comisión de la vivienda.

La negociación del terreno también resultó complicada debido a una serie de derechos incorpóreos, derechos aéreos similares a los de los condominios, arrendamientos de tierra y convenios de restricciones al alquiler.

Se logró bajo la empresa Shea Properties, que ganó el derecho a encargarse del desarrollo directamente de parte de la ciudad y buscó a un socio de vivienda asequible, papel que Chelsea ganó en la competencia.

Kevin McCook de Shea Properties dijo que las tiendas incluirán productos, servicios, establecimientos de comida y tal vez dos grandes restaurantes. Uno de los grandes espacios puede incorporar algunos de los murales y elementos de la sala de degustación en la histórica Aztec Brewery que se ubicaba en 2301 Main St. y que fue demolida en 1990.

La firma Safdie Rabines Architects eligió un diseño moderno para el proyecto Mercado.

Ricardo Rabines, que trabaja con su esposa Taal Safdie, dijo que se resistió a la preferencia de la comunidad de adoptar un estilo arquitectónico mexicano o latino.

“Como latino, yo estaba en contra de eso”, dijo Rabines. “No hay arquitectura WASP o negra”.

El diseño contemporáneo latinoamericano favorece un aspecto moderno que es “fresco, luminoso, colorido, y con muchas ventanas”. Pero el estilo de vida latina favorece los espacios abiertos donde la gente se reúne y charla.

Así que él y Safdie incorporaron terrazas abiertas en las cuatro esquinas de los pisos superiores, donde los residentes pueden reunirse y disfrutar de las vistas. En la planta baja las puertas plegables están destinadas a promover una relación interior-exterior en los espacios en donde podría haber restaurantes.

“Vimos a este espacio público como grandes salas de estar de la comunidad”, dijo Rabines. “Queríamos crear una estructura ligera, de ser posible elegante pero al mismo tiempo con un algo de divertido.”

César Chávez Campus

Al norte y al sur del proyecto Mercado del Barrio se encuentra un complejo proyecto de 55 millones de dólares para aulas y estacionamiento, planeado por el San Diego Community College District.

Al norte de la Avenida Nacional se localizará un estacionamiento de cuatro pisos con 320 espacios alrededor del edificio de estacionamiento existente en 1960 National Ave. Al sur de la calle principal estará un edificio de 22 aulas en el 1901 Main St. para educación continua. Se calcula que el proyecto se completará a principios del 2015.