Funcionarios de Baja California critican advertencia de viaje emitida por los Estados Unidos

El Departamento del Estado insta a los estadounidenses a ser cautelosos en la región, ‘especialmente de noche’

Un legislador federal de Baja California se unió el pasado jueves al gobernador de la región y al alcalde de Tijuana en protesta por la advertencia más reciente emitida por los Estados Unidos respecto a México, misma que insta a los ciudadanos estadounidenses “a extremar la cautela en el estado de Baja California, particularmente en la noche”.

El congresista Fernando Castro Trenti, miembro del Partido Revolucionario Institucional de México, dijo en una declaración escrita que la advertencia es una medida de las autoridades estadounidenses para prevenir que los estadounidenses visiten México.

“Lo que esperan lograr es evitar la fuga de capitales hacia destinos turísticos mexicanos como Baja California”, dijo el congresista.

A principios de la semana pasada, el gobernador José Guadalupe Osuna también protestó por la advertencia, diciendo que “no valoran los esfuerzos que se han hecho para lograr nuestros actuales niveles de seguridad”.

El alcalde de Tijuana, Carlos Bustamante calificó la advertencia como “totalmente infundada”. La declaración del alcalde, emitida por el Ayuntamiento, expresa que las autoridades estadounidenses han “procesado muy mal” la información. A pesar del progreso en Tijuana “nos dicen que nuestra ciudad no es recomendable para viajar a ella”, dijo el alcalde.

La advertencia se presenta justo cuando los funcionarios de Tijuana han anunciado reducciones significativas en varias categorías de delitos desde el 2010, entre ellos el homicidio, el secuestro, el robo de vehículos y el robo a comercios.

Las autoridades turísticas de Baja California dicen que han visto que los visitantes están regresando al estado, lo que resulta en un aumento de las tasas de ocupación hotelera y un mayor número de estadounidenses que participan en grandes eventos como el Paseo Ciclista Rosarito — Ensenada y la reciente carrera todo terreno Baja 1000.

Contrariamente a lo que afirman las declaraciones del congresista, del gobernador y del alcalde, la advertencia no recomienda dejar de viajar a Tijuana o a cualquier parte de Baja California, sino que se limita a recomendar cautela. Se sugiere el aplazamiento de “los viajes no esenciales” a otros tres estados mexicanos de la frontera con los Estados Unidos: Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas y a ciertas áreas de otros dos estados fronterizos: Nuevo León y Sonora.

La advertencia del Departamento de Estado se actualiza periódicamente y durante años ha sido un tema sensible en Baja California y en todo México, conforme diferentes áreas de México han experimentado alzas en la violencia a manos de la delincuencia organizada. Las autoridades de turismo han trabajado arduamente para señalar que muchos destinos turísticos no han sido afectados por la violencia, y que los turistas en general no son el objetivo de los criminales.

El Departamento del Estado de los Estados Unidos emite advertencias cuando se considera que ciertas condiciones en el extranjero se mantendrán a largo plazo. En la actualidad hay advertencias de viaje para 33 países, entre ellos Honduras, Siria y Filipinas.

Un portavoz de la Oficina del Departamento de Asuntos Consulares, departamento que emite las advertencias, dijo que el propósito de las mismas y de otras alertas es informar a los ciudadanos estadounidenses de las condiciones en los países extranjeros.

“No tenemos otra prioridad que la protección y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el exterior”, dijo el portavoz, que pidió que su nombre no fuera revelado debido a la política del Departamento del Estado. “Brindamos información objetiva sobre los países de destino a fin de que el público viajero pueda tomar decisiones informadas sobre si ir, a dónde ir y qué precauciones tomar.”

Al igual que en advertencias de viaje para México en el pasado, esta actualización señala que “millones de ciudadanos estadounidenses visitan México cada año por razones de estudio, turismo o negocios.” Asimismo, reconoce que “no hay evidencia de que las organizaciones delictivas transnacionales dirijan sus crímenes a los visitantes ni a los residentes en función de su nacionalidad”.

En Baja California, el gobierno estadounidense afirma que “en el período del año que terminó en julio del 2012, el número de asesinatos en Mexicali aumentó en un 43 por ciento, de 127 a 181, con respecto al año anterior.” Tijuana tuvo 347 asesinatos en el mismo período, entre ellos 25 ciudadanos estadounidenses, dijo. La mayoría de los homicidios en Baja California “parecen estar relacionada con el narcotráfico”, según el comunicado.

El cónsul general de Estados Unidos en Tijuana, Andrew Erickson ha estado en contacto tanto con la oficina del gobernador como con la oficina del alcalde para discutir la advertencia, dijo el pasado miércoles Amy Grier, vocera del consulado.